¿Cómo convivir con el miedo?

El miedo puede ser nuestro más grande aliado pero también nuestra peor pesadilla. Para tener una buena relación con nuestros miedos es importante generar una buena estrategia que nos permita conocerlos pero también delimitarlos.

A continuación delineamos algunos pasos para hacerlo.

1.- ACÉPTALO

Tener miedo no es malo, al contrario nos previene en muchas ocasiones del peligro.

2.-UBÍCALO EN EL CUERPO

La primera referencia del miedo antes que la emoción es la sensación, rastrearla en el cuerpo es básico para poder tener contacto con él y, por lo tanto, para conocerlo.

3.-OBSÉRVALO Y ESCÚCHALO

Para poder tener una mejor relación con el miedo es importante escucharlo, observarlo y permitirle que se explaya.

4.-EXPRÉSALO Y COMPÁRTELO

Expresar el miedo es sumamente liberador y el compartirlo permite conocer otros puntos de vista, además de construir una red de apoyo a la que puedas hacer uso. Recuerda que el miedo es muy contagioso por lo que es recomendable compartirlo con personas que no tengan más miedo que tú.

5.-cuestiónalo

Una vez que le diste voz ahora es importante empezar a contrastar tu miedo con otro tipo de pensamientos e ideas. Pregúntale si realmente la situación es así como la cuenta.

6.- DELIMÍTALO

Trata de establecer hasta donde llega tu miedo y en donde no vas a dejar que se meta. El miedo es pegajoso y se le van pegando otros miedos. Trata de separarlos para trabajar con ellos.

7.-TRANQUILÍZALO CON OTROS PENSAMIENTOS

Intenta traer a la mente voces distintas sobre la situación que te da miedo. Incluso trae a la cabeza ideas y emociones que te den tranquilidad aunque no tengan que ver con el miedo.

8.-RESPÍRALO Y DALE TIEMPO

Una buena técnica para distraer el miedo intenso es respirar y cuando estés más tranquil@ vuelve a los pasos anteriores.

9.-VIVE CON ÉL ARMÓNICAMENTE

Al miedo vale tenerlo como amigo y no como enemigo. Escúchalo, obsérvalo y limítalo. Dale la mano pero no tu vida.